Hay muchas clases de diamantes… Hay diamantes capaces de sentir, de expresar sentimientos tan profundos como el propio amor, capaces de derramar lágrimas, capaces de odiar, de sentir remordimientos, son capaces de rodear sus corazones de brumas, de tinieblas teñidas de un color amorfo, oscuro y doloroso… Son las personas… Seres que habitan en la tierra, seres de increíble inteligencia que a veces son corroídos por muchos de esos sentimientos, por sentimientos que ahondan en lo más profundo de sus corazones humildes y sensibles…

Son los llamados diamantes en bruto… un diamante como tú…

Diamantes que te animan, que te dedican las mejores sonrisas
cuando estás decaído, diamantes que te miran y la luz que irradia sus ojos hace
que te estremezcas, diamantes que te hacen sentir sensaciones tan bonitas y tan
inolvidables que hacen que cada día sea distinto al anterior, que cada día sea
mejor…

Algunas personas son como diamantes. Aparecen en los sitios más inesperados. En el lugar más lúgubre y triste. Es ahí donde estarán los diamantes. Apartados del lujo que ellos mismos representan. Probablemente sucios, arrimados a una pared…, pero sin embargo, debajo de todo eso se encuentra la materia mas dura que existe, el diamante; con su asombrosa capacidad para mantener su brillo eternamente…

Algunas personas son como diamantes… se sienten incomprendidos
y desdichados, sin embargo solo ellos tienen el don de dibujar sonrisas. Su
dura materia nos engaña y confunde la delicada esencia que protege su interior.
Cuesta reconocerlos y sin embargo todos sonríen cuando ven un diamante…

Algunas personas son como diamantes… hay distintas maneras de pulir un diamante… Les aseguro que todas se llevan a cabo de la forma más severa, violenta e inhumana. Quizás traten de engañarnos convenciéndonos de que es la única….

Golpeados. Heridos. Humillados… Da igual…

Solo ellos son diamantes.

 

Anuncios