Para los que creen…

…que perder no es un fracaso, para los que encuentran la vida oscura y
triste pero hermosa, para los que pasan sus días con la mirada perdida en el
ayer, olvidándose del mañana, pero viven al máximo el presente.

Para aquellos que cree…

…que el dinero sólo es papel y números, para todos los que
jamás cambiaron una sonrisa por un grito, para los que creen que duermen duendes
en los neones de una ciudad.

Para quién cree…

…que la vida es dura y vale lo que dura, y vale amar a alguien; para
el que dijo que el amor es un sentimiento terrible y desolador que destruye a
la persona hasta hacerla de papel, a sólo un paso de volar en el viento o de
caer sobre el suelo bajo la lluvia y que luego de decirlo no dejó de enamorarse.

Para todos los que valora…

…el tiempo y lo saben infinito pero corto, para aquellos
que le dieron la vuelta a sus pasos cuando ya veían el abismo, para los que
viven en él, incapaces de salir o, simplemente, convencidos de quedarse.

Para el que piensa…

…que el arte es más que un momento de alegría o diversión y que, a
veces, puede envolver la vida de un sentido desconocido, para los que sienten
lástima por los que sufren y por si mismos, pero siguen adelante.

Para todo aquel…

…que se haya sentido alguna vez en paz después de tender su mano para
ayudar a alguien, para el sabio que piensa y mira a sus ojos sin dejar las
sombras a un lado, para él que sueña con una casa una mujer y un hijo, y para él que no también.

Para todos ellos, para ti y para mi…

…que tengamos siempre la deliciosa libertad de equivocarnos.

 

 

Anuncios